Uranio, hasta en la sopa

Informe Andre sobre la enfermedad de la Guerra del Golfo.

Por
Maurice Eugène Andre
Especialista en protección nuclear,
biológica y química (NBC).
Traducción y notas: Alfredo Embid.

Resumen: Informe Andre sobre la enfermedad de la Guerra del Golfo y de Yugoslavia.

Los militares de la OTAN han sido irradiados sin saberlo.

Los diferentes uranios utilizados en los proyectiles de la Guerra del Golfo. Sus efectos mórbidos.

El «lobby» nuclear es un «lobby» peligroso para toda la humanidad y, por lo tanto, también para los militares.

El presente estudio está elaborado con la ayuda del informe del profesor Asaf Durakovic (USA) sobre la guerra del Golfo, presentado en Bruselas el 26 de octubre de 2000.

1. Examen del informe Asaf Durakovic (USA) sobre la enfermedad del Golfo*.

Informe expuesto en Bruselas el 26 de octubre de 2000.

El informe del profesor Asaf Durakovic es indudablemente un documento científico básico, indiscutible, que publica constataciones que no pueden ser negadas.

Este informe pone en evidencia varios elementos fundamentales de los que se puede deducir que:

a. Los proyectiles que contienen uranios (U234, U235, U236, U238) han sido utilizados en las operaciones de la guerra del Golfo;

b. Los militares especialmente han sido contaminados por estos diferentes uranios durante los tiros y después de los tiros (no solamente contaminados en el exterior de su cuerpo) sino también (y sobre todo) en el interior de su cuerpo, vía la respiración, vía heridas, vía comida y bebidas contaminadas por los polvos de uranio quemado:

c. Los análisis post mortem han sido efectuados sobre muestras de pulmón, hígado, riñones y huesos humanos, especialmente por espectrometría, cuyos resultados no pueden ser puestos en cuestión o negados por ningún gobierno:

d. La presencia de uranio 236 en estos restos humanos, así como en los restos de proyectiles utilizados, muestra inmediatamente la existencia de un comercio sórdido y criminal del lobby nuclear con las Fuerzas Armadas. En efecto, la presencia de uranio 236 en los restos de los proyectiles militares demuestra que las Fuerzas Armadas han comprado uranio falsificado, es decir, uranio que proviene de los desechos nucleares de las centrales nucleares civiles. Pues el uranio 238 que proviene directamente del suelo y de las minas de uranio no contiene jamás uranio 236.

e. El uranio extraído directamente de las minas de los suelos uraníferos contiene en peso:

99,283% de uranio 238, 0,711% de uranio 235, 0,0054% de uranio 234.

f. Nunca hay uranio 236 en el uranio denominado de «origen natural», ya sea proveniente de los suelos o de las minas; se constata como máximo ligeras variaciones del U235 con un máximo de 0,1% según los lugares de la capa terrestre utilizados.

g. E1 U236 proviene del retratamiento de los desechos nucleares. La presencia de U236 muestra un comercio culpable de las industrias nucleares civiles, que venden desechos nucleares a los ejércitos a fin de que sean integrados en sus municiones.

Toda presencia de uranio 236 en un lote de uranio revela pues inmediatamente una corrupción y una falsificación del mercado del uranio con utilización de uranios provenientes de productos de fisión o de desechos de instalaciones nucleares; este es el caso de los proyectiles con uranio que fueron utilizados en la guerra del Golfo.

h. Veremos el impacto de esta irregularidad de los mercados de uranio sobre la salud de las tropas implicadas en la guerra del Golfo, tropas que han sido irradiadas por irradiaciones internas graves tras la utilización de uranio en los proyectiles de la guerra del Golfo.

2. Nocividad de los diferentes uranios utilizados en la Guerra del Golfo*.

a. Para comprender y explicar la nocividad de los diferentes uranios utilizados en la guerra del Golfo vamos a referirnos al cálculo del número y de la potencia de la energía cinética de las partículas alpha que producen irradiaciones internas vía la desintegración de los diferentes uranios concernidos, uranios que han penetrado en el cuerpo de las personas expuestas.

b. No hay que perder de vista sobre todo la enorme nocividad de los tiros de partículas alpha emitidas a partir del interior de un cuerpo contaminado por los diferentes uranios utilizados. Estas partículas alpha, muy energéticas, han sido emitidas directamente en el interior de los cuerpos humanos, a través de los polvos uraníferos quemados que han sido respirados por las víctimas y se encuentran por lo tanto, en ellas.

c. Sepamos que todos los uranios encontrados en los campos de la batalla del Golfo, en los fragmentos de bombas o obuses, son metales emisores de alpha-gamma (y por ello pueden ser identificados por espectrometría gamma) con emisiones de partículas alpha muy energéticas que se aproximan a los 5 MeV.

¿Por qué los polvos de uranio quemados en cantidades estaban presentes en la guerra del Golfo?.

d. Hay que saber que el uranio es piróforo. ¿Qué quiere decir esto?. Quiere decir que el uranio, contenido en los obuses u otros proyectiles, no solamente se divide en finas partículas cuando el proyectil llega al impacto en su diana, sino además que las partículas de uranio finamente divididas se inflaman espontáneamente cualquiera que sea la temperatura y se transforman en cenizas: eso es la definición de un metal piróforo.

e. El lobby nuclear ha tenido pues un comportamiento criminal pasando por los mercados de armas radiactivas y aconsejando a los militares llenar sus obuses y bombas con uranio «porque el uranio es más pesado que el acero», (ratio de densidades: aproximadamente 18,95 para el uranio dividido por aproximadamente 7,85 para el acero=2,41)... es decir, aproximadamente 2,5 y si se pone un dardo de uranio en cada proyectil, este dardo atravesará fácilmente los blindajes más gruesos del enemigo «dado que su densidad es aproximadamente 2,5 veces más grande que el acero normalmente utilizado para el resto del proyectil».

f. El lobby nuclear no ha dicho previamente a los militares que cuando se produce el impacto de tales obuses o bombas se producen también cenizas de uranio muv radiactivas debido a que son quemadas por el fenómeno piroforético. Después estas partículas radiactivas son inmediatamente transportadas al aire por el menor viento tras los impactos exitosos o fallidos.

Las partículas radiactivas pueden, de esta forma, contaminar a los soldados aliados.

Además, aunque el viento sea nulo, todas las partículas radiactivas creadas en cada tiro recaen alrededor de las dianas tocadas o no tocadas, polucionando gravemente los suelos y las aguas en los lugares de los impactos durante un tiempo prácticamente ilimitado...

En fin, no se ha dicho que cualquier operación de cobertura mediante tiros de artillería necesitaría imperativamente la utilización de máscaras antigás (pues esta máscara filtra incluso las finas partículas radiactivas) en todos los militares que se dirigieran hacia los impactos de artillería que los avanzaban durante la batalla.

También se ha ocultado que los zapadores, detectores de minas, también se verían gravemente contaminados y correrían el riesgo de contraer enfermedades degenerativas mortales debidas a la presencia de partículas radiactivas sobre los terrenos a limpiar.

Además, los helicópteros pueden remover cantidades enormes de polvos radioactivos, especialmente durante los aterrizajes y los despegues en zonas radioactivas contaminando sus tripulantes... y los pasajeros.

3. Nocividad de los diferentes uranios encontrados en la Guerra del Golfo.

a. 1. La nocividad está en función, por una parte, del número de polvos radiactivos ingeridos o respirados, y por otra parte, en función de la energía cinética de las partículas alpha de estos polvos. Después hay que extrapolar esto a partir de un efecto estándar conocido. Un efecto conocido es el del polvo de plutonio 239, de una milésima de milímetro de espesor (1 micron) alojado en un pulmón. Referencia: mis publicaciones científicas, que desde 1976 aparecieron en diferentes revistas científicas internacionales, entre ellas la revista Etudes & Expansion número 276/1978, páginas 303-311, bajo el título «Plutonium, poumons et effets de proximite» («Plutonio, pulmones y efectos de proximidad»).

a. 2. De este caso estándar de plutonio 239, expuesto científicamente, se sabe que un polvo de plutonio 239 tiene un micrón de espesor, -polvo que siempre es una partícula emisora alpha-gamma como los uranios-, y que alojado en el pulmón produce 100.000 rads por año a la parte irradiada del pulmón que rodea directamente el polvo (una pequeña esfera de carne de 1/20 milésimas de milímetro (o 50 micrones) de radio).

a. 3. El factor EBR (eficacia biológica relativa) es de un mínimo de 10 para las partículas alpha. Se sabe que la pequeña esfera de carne irradiada que rodea directamente el polvo radiactivo interno en un pulmón encaja la dosis de 100.000 rads multiplicado por 10 (factor EBR) = 1.000.000 de rems por año, puesto que 1 rad multiplicado por el factor EBR=X rem.

La radioactividad natural (RN) proporciona aproximadamente 100 milirems por año (1/10 décimas de rem). Se deduce fácilmente que la pequeña esfera de carne irradiada por un polvo de plutonio 239, lo es a razón de 10 millones de veces el valor de la radioactividad natural (o 106 veces la VRN). En efecto, 1.000.000 de rems dividido por 1/10 de rem=10 millones.

a. 4. Como la energía cinética de las partículas alpha (es decir, µ de masa partícula alpha x V2) o (V=20.000 Km por segundo) de los uranios es prácticamente la misma que la de las partículas alpha del Pu238 (de 4,5 a 5 MeV), se puede, con un resultado correcto, calcular fácilmente cuántas veces un polvo radioactivo de un µ de espesor, de cada isótopo productor de radiaciones alpha, libera un múltiplo del valor de la radiactividad natural o VRN en resumen.

b. Cuadro de comparación de las nocividades de los diferentes radionucleidos (nucleidos respirados por las víctimas).

Cuadro 1.

  • Nocividad del Pu 239 (de 1 polvo de l µ) inflinge 10.000.000 el valor de la radiactividad natural (o VRN) en el punto caliente considerado, exactamente alrededor del polvo radiactivo, en una esfera pulmonar de 50µ de radio, en lo que concierne a la irradiación de las partículas alpha únicamente.
  • Nocividad del U234 (de 1 polvo de 1µ) inflinge 1.008.979,9 veces la VRN en el punto caliente considerado en esfera de 50µ de radio (es decir, en una esfera de una veintena de milímetro de radio).
  • Nocividad del U235 (de 1 polvo de 1µ) inflinge 349,5 veces la VRN en el punto caliente considerado en una esfera de radio de 50µ. Recordemos que una micra (un micrón) vale 1 milésima de milímetro.
  • Nocividad del U236 (de 1 polvo de 1µ) inflinge 10.341 la VRN en el punto caliente considerado en una esfera de carne de 50µ de radio.
  • Nocividad del U238 (de 1 polvo de lµ) inflinge 54 veces la VRN en el punto caliente considerado en una esfera de 50µ de radio.
c. A fin de calcular el valor de la nocividad radiológica de los diferentes uranios, se ha procedido previamente a un proceso de cálculo del peso de cada curio de los diferentes isótopos citados. Un curio es el peso necesario en gramos para cada uno de los uranios considerados, a fin de observar cada vez el mismo número exacto de desintegraciones por segundo, es decir, 37 millares de desintegraciones por segundo.

d. He aquí estos pesos respectivos de un curio por isótopo, (cuadro 2). Para los uranios 233 y 232 ver cuadro número 3.

1 curio de Pu239=16,3 gramos de Pu239 donde se observan 37 millares de desintegraciones/segundo:

1 curio de U238=3.000.254 gramos donde se observa lo mismo.

1 curio de U236=15.765.744 gramos donde se observa lo mismo.

1 curio de U235=466.370,1 gramos donde se observa lo mismo.

1 curio de U234=161.554 gramos donde se observa lo mismo.

e. NB: Cómo he procedido. Ejemplo: tomemos un polvo de U238. El peso de 1 curio de U238 es de 3 millones de gramos. El peso de 1 curio de Pu239 es de 16,3 gramos. El cociente del peso de 1 curio de U238 dividido por el peso de 1 curio de Pu239=3.000.000 g: 16,3g=184.000. Esto significa que el U238 es 184.000 menos radiactivo que el Pu239.

Después, como sabemos que un polvo de Pu239 inflige 10 millones de veces la VRN en un punto caliente concernido, calculamos fácilmente el número de veces que el VRN es infligido por un polvo de U238 en un punto caliente pulmonar considerado: es decir, aquí. 10 millones de veces la VRN dividido por 184.000=54 veces la VRN infligida en un punto caliente debido a un polvo de U238 en un pulmón.

f. Después siguen los U235 y U236, cuyas irradiaciones internas infligidas a los pulmones son igualmente invalidantes y temibles, el más peligroso de estos dos metales radiactivos es el U236.

g. Por último, está el U238, cuyo polvo de 1 micrón de espesor, alojándose en un pulmón, produce en permanencia 54 veces la ionización natural en los puntos calientes concernidos. Se puede pues concluir que una mezcla de varios uranios es una mezcla radiactiva peligrosa para cualquier persona contaminada por vía interna, cualquiera que sean los órganos diana contaminados: pulmones, huesos, hígado, riñones, tracto gastrointestinal e intestino grueso.

h. Esto justifica plenamente la condena de los responsables de estos comercios de armas monstruosas, invalidantes, en la Guerra del Golfo y la corrupción existente en el «lobby nuclear» así como la urgencia de indemnizar a las víctimas irradiadas y a sus viudas e hijos.

Recapitulación y recuerdos fundamentales.


Los diferentes isótopos de uranio y sus peligros.

a. Los uranios más peligrosos son, por una parte, los uranios emisores de partículas alpha que producen efectos internos de proximidad, después de inhalación en forma de partículas quemadas o de compuestos gaseosos; por otra parte, aquellos que muestran una vida radioactiva más corta son los más nocivos, puesto que cuanto más corta es su semivida radioactiva más rápidamente se desintegran: esto significa que emiten entonces más partículas alpha en forma de energía cinética ionizante emitida de manera interna, en una tiempo dado en un órgano. Cuanto mayor es el número de las partículas emitidas en un tiempo dado, también es mayor la radiación interna.

Isótopos. Peligrosidad. Forma de desintegración. Vida media radioactiva en años**. 1 curio. Emisor Gamma.
U232 Enorme. alpha 73,6 0,0477g. Sí.
U233 Muy grande. alpha 162.000 105,50g. Sí.
U234 Muy grande. alpha 247.000 161,55g. Sí.
U235 Grande. alpha 710.000.000 466,37Kg. Sí.
U236 Grande. alpha 23.900.000 15,765744Kg. Sí.
U237 Media. alpha 4.510.000.000 3mil.2543Kg. Sí.

b. Recordemos que el exterior del cuerpo está protegido contra las partículas alpha por la barrera cutánea córnea. Esta barrera no existe en el interior del cuerpo, donde las partículas alpha producen problemas considerables, a menudo mortales, parálisis, cánceres, leucemias.

Nota: ver la obra «Les effects des armes nucleaires», Samuel Glasstone (junio de 1957), página 488, párrafos 11.102, 11.103. «Muy pequeñas cantidades de material radioactivo presentes en el cuerpo pueden causar daños considerables...».

c. El peligro es total cuando los uranios citados penetran en el organismo vía la respiración de polvos quemados y/o alimentación o bebidas contaminadas, o contaminación vía interna a través de las heridas. Los uranios son piróforos. Una vez han penetrado en el interior del cuerpo vía aerosoles, los compuestos uraníferos son muy nocivos debido al efecto de proximidad: irradiaciones intensas internas muy localizadas.

Nota: Ver igualmente: «Plutonio, pulmones y efectos de proximidad», André, junio de 1978, Etudes & Expansión, número 276.

d. Cuadro 3 de los diferentes tipos de uranio que presentan peligros significativos por efecto de proximidad sobre los pulmones cuando estos uranios se encuentran en forma de aerosoles en el aire ambiental.

Sobre la identificación exacta de las diferentes clases de uranio (o de los diferentes isótopos de uranio) ver nota.

Suplementos: Escritos Antipas número 10/2000, segunda edición. Edición publicada el 27 de noviembre de 2000.

Palabras clave: Guerra del Golfo.

Artículo publicado en el número 61 de la revista «Medicina Holística». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.).

Notas del autor:

1. Habríamos podido calcular en el caso de los uranios en cada caso todo en detalle como lo hize inicialmente para el Pu239. Pero no es necesario puesto que se puede extrapolar fácilmente, como acabo de explicar, a partir del número de veces que la VRN es emitida en un punto caliente por un polvo de Pu239, metal radiactivo muy peligroso que proporciona un máximo de la VRN en un punto caliente concernido, es decir, 10 millones de veces la VRN.

Se puede constatar que el U234 es extremadamente peligroso en irradiaciones internas y conduce a una acción muy invalidante y mortal a largo plazo.

2. Identificación exacta de las diferentes clases de uranio (o de los diferentes isótopos de uranio). Esta identificación es fácil si se utiliza un espectrómetro. Este aparato identifica cada isótopo detectando las frecuencias de gamma que le son propias y que son verdaderas firmas que caracterizan todos los cuerpos radioactivos existentes.

* Lo dicho para la Guerra del Golfo es válido para la guerra de Yugoslavia puesto que la munición de origen Estadounidense era la misma.

** Vida media radioactiva. Explicación: es el tiempo en que un elemento radioactivo pierde la mitad de su radioactividad. Por ejemplo: El Yodo 131 tiene un periodo de 8 días, el cesio 134 tiene un periodo de 2,3 años. Pero esto no significa que en el doble de este periodo su radioactividad y su peligrosidad hayan desaparecido como podría pensarse y sugieren los medios de comunicación. La realidad es mucho más terrible ya que la disminución de su radioactividad es después muy lenta. En el caso del Yodo 131, ¡¡¡800 años después sigue existiendo radioactividad (0,009 %), en el caso del Cesio 134, 800 años después sigue existiendo radioactividad (0,96 %)!!!.


Mas informacion en: FREE - NEWS


Gracias, FREE-NEWS por estar ahi.

Urhek

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada